AYUDAR A LOS NIÑOS CON OBESIDAD POTENCIANDO LAS FUNCIONES EJECUTIVAS: ESTUDIO TOUCH

La obesidad durante la infancia y la adolescencia está asociada con consecuencias médicas y psicológicas, así como con un incremento del riesgo de comorbilidades o incluso muerte, al alcanzar la edad adulta. Uno de los factores que intervienen en el exceso de peso puede ser la toma de decisiones. Se ha observado que las personas que padecen obesidad presentan dificultades en la toma de decisiones, junto con otros rasgos de disfunción ejecutiva (como impulsividad, dificultades de inhibición de la conducta, por ejemplo, delante de la comida). Cabe añadir que, en la obesidad infantil, además de disfunción ejecutiva, se ha observado una peor calidad de vida y otros factores asociados como baja autoestima, aislamiento social o incluso un mayor riesgo de depresión y ansiedad.




Materiales proporcionados a los participantes para seguir el entrenamiento en casa

Si quieres ver la revisión sistemática que hemos realizado de los estudios de entrenamiento cognitivo incluyendo niños con sobrepeso, aquí la puedes encontrar:

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0149763420304462?via%3Dihub

El objetivo general del estudio era evaluar si el entrenamiento de la función ejecutiva en niños con obesidad podía mejorar las decisiones relacionadas con la ingesta de alimentos y producir cambios cognitivos y de neuroimagen, así como también mejorar el estado psicológico y las medidas de calidad de vida.

En el siguiente enlace puedes encontrar toda la información sobre el protocolo del estudio:

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fped.2021.551869/full

De forma preliminar, estamos estudiando los resultados antes y después del entrenamiento de 6 semanas. El índice de masa corporal y la circunferencia de la cintura disminuyeron después del entrenamiento tanto en el grupo de entrenamiento intensivo (experimental) como en el de entrenamiento control. De manera similar, los análisis post-hoc de subdominios cognitivos específicos revelaron cambios significativos a lo largo del tiempo en atención y la velocidad de procesamiento, memoria de trabajo, flexibilidad cognitiva, control inhibitorio y planificación. Estas mejoras no difirieron significativamente entre los grupos, excepto en el caso de la memoria de trabajo visual, para la que el grupo experimental tuvo un mejor desempeño. Después de una corrección restrictiva, los efectos continuaron siendo significativos en varias pruebas de atención y velocidad, flexibilidad cognitiva y control inhibitorio. En cuanto a la elección de alimentos, los resultados obtenidos en un cuestionario de hábitos alimentarios (Kidmed) no indicaron un cambio sustancial de hábitos después del entrenamiento. Además, de forma global los niños presentaron mejorías significativas en funciones ejecutivas percibidas por el entorno, calidad de vida auto-percibida, autoestima y síntomas psicológicos, aunque sin diferencias significativas entre los grupos. 


Capturas de pantalla de una presentación diaria de psicoeducación

Se hizo también un análisis por intención de tratar (intention to treat). De los 46 participantes inicialmente asignados al azar, 36 completaron satisfactoriamente el entrenamiento (≥75% de las sesiones completadas), lo cual supone una adherencia global del 78,3%. Independientemente del grupo de asignación, las características basales de los participantes que completaron el estudio y los que no lo hicieron difirieron en varios aspectos. Los participantes que completaron el estudio mostraron niveles más altos de actividad física, mayor coeficiente intelectual visual estimado y mayor motivación por el tratamiento.

Conforme vayamos analizando y publicando los resultados del estudio, podrás encontrar más información en:

http://www.neurociencies.ub.edu/cognitive-and-behavioural-neuroscience/neuropsychology/

Si quieres estar más informado, puedes contactar con nosotros:

touch.marato@gmail.com

Subvencionado por la Fundació de la Marató de TV3.